Cliquea las entradas para ver y hacer comentarios y/o compartirlas

Balada (Gabriela Mistral)

Gabriela Mistral

“Balada

Él pasó con otra;
yo le vi pasar.
Siempre dulce el viento
y el camino en paz.
¡Y estos ojos míseros
le vieron pasar!

Él va amando a otra
por la tierra en flor.
Ha abierto el espino;
pasa una canción.
¡Y él va amando a otra
por la tierra en flor!

El besó a la otra
a orillas del mar;
resbaló en las olas
la luna de azahar.
¡Y no untó mi sangre
la extensión del mar!

El irá con otra
por la eternidad.
Habrá cielos dulces.
(Dios quiera callar.)
¡Y él irá con otra
por la eternidad!”

 

 

Cuando era niña, siempre sentí que la sociedad (chilena) me hablaba de la Mistral con un tono incompleto. Se le reconocía su Nóbel de Literatura, pero no tenía historias como Neruda ni Huidobro. Este recelo hacia su figura puede tener muchas explicaciones. Ella misma a veces transmitía cierto resentimiento hacia la sociedad chilena de su época, (contra Amanda Labarca, por ejemplo) o utilizaba expresiones desconcertantes como autodefinirse una “india-vasca”. ¡Qué hablar sobre su Doris Dana! En fin, misteriosa, inefable, inteligente a morir. Una chilena que se juntaba con los mayores intelectuales de su época a debatir el mundo. Una poesía superior y pulcra. Ella es un misterio por descubrir, un aporte que brillará más y más en las letras chilenas. ¡Una maravillosa Gabriela Mistral!